Search

Arte y Cultura Deportes Editor's Pick

De dos a tres caídas: la lucha libre, ícono cultural mexicano

Cuando se habla de México en el mundo, estamos acostumbrados a que nos asocien con tequila, cactus (o nopales), sarapes y sombreros gigantes, no se diga el mariachi, a veces el futbol, pero hay algo que siempre viene a la mente de los extranjeros, incluso se nos ocurre a nosotros cuando nos queremos describir, sí, me refiero a la lucha libre.

Luchadores: héroes de carne y hueso

Y es que este deporte/espectáculo es un representante cultural mexicano en el mundo entero. Las máscaras de los conocidos como superhéroes de carne y hueso son reconocidas en todo momento, ¿quién no sabe como luce la de Blue Demon o la del Santo? Hablando de estos dos íconos, ellos fueron más allá, no sólo hicieron llaves y soltaron patadas sobre el ring, también filmaron películas icónicas que forman parte de la época de oro del cine mexicano.

Este par, además de otros nombres como el de Mil Máscaras o Tinieblas, son los únicos que pueden presumir que en la mañana volaban sobre el encordado, y por la noche hacían frente a amenazas como vampiros, monstruos de la laguna, extraterrestres y hasta a las momias de Guanajuato.

Es por ello, que hoy en día, la lucha libre ya se cuenta como referente cultural del país. Tanto es el valor de este deporte, que fuera de Iberoamérica, al estilo de la lucha libre mexicana se le conoce por su nombre en castellano, sin importar el idioma se dice: lucha. Otra cualidad que tiene, es que te permite adueñarte de la identidad de tu ícono favorito, elegir bando, si eres rudo o técnico, aquí no se vale andar de indeciso.

Llave en el ring.

La verdadera lucha es la mexicana

“Si fuera moda no duraría los más de 75 años que ya lleva”, platica el ex luchador, rudo de cinco estrellas, Apolo Dantés. Y es que ese es un debate constante entre los fans, la lucha es una simple moda, o realmente debe considerarse parte del acervo cultural mexicano. De entrada la CDMX ya dio un paso, al lograr que sea considerada como patrimonio cultural de la capital.

Incluso, Dantés ve más allá, pues la lucha siempre forma parte de un recorrido turístico, ya que el atractivo es mucho. “Igual que ir a ver las pirámides o la Catedral, van a ver la lucha libre”.

“Primeramente es una tradición representativa cultural y social de México, pero también se ha convertido en moda, ya que todos los medios de publicidad se han dedicado a volver a poner a la lucha libre en el pedestal”, nos comparte el ídolo Blue Demon Jr. heredero del legado del apodado “Manotas”.

Por su parte, el Cosario del amor: Rey Bucanero, nos cuenta, “la lucha es totalmente un representante cultural, puesto que yo he estado en diferentes museos a nivel mundial como Londres, Alemania, Suiza, siempre representando esto como una cultura, como algo muy nuestro, como algo muy mexicano”.

“La lucha siempre forma parte de un recorrido turístico”

Sin embargo, para el afamado comentarista, voz autorizada en el tema, Alfonso Morales, no todo es miel sobre hojuelas. “Definitivamente en este momento la lucha libre ha perdido esa representación cultural, debido a que existe una gran influencia estadounidense”. Pero la afición le revira al cronista, “no puede ser moda, ya que la gente año con año sigue a sus luchadores. Las Arenas siguen teniendo buenas entradas. Si acaso los luchadores pueden pasar de moda, pero la lucha no y que quede claro que la mexicana sí es de verdad y aquí hay un estilo propio”.

Pero el Doctor Alfonso Morales, insiste en que la lucha ha perdido un poco la representación cultural que la ha caracterizado, todo debido a la influencia que llega del otro lado de la frontera. Esto lo explica mejor con la aparición de artículos, lo cual ve como una innovación obligada por los tiempos que se viven.

“Otro problema de este tipo de mercado es que a veces no está al alcance la adquisición del fanático. Así solo queda que surja la piratería. Un producto original no cualquiera tiene para comprarlo”.

Arena Coliseo de Guadalajara

El sentimiento rudo y técnico

La lucha también ha logrado influenciar la vida cotidiana de varias personas, ya sea por medio de actitudes, formas de comportamiento o demostrando ser un verdadero fan ante la sociedad. “Yo creo que la lucha influye en la vida de la gente, primeramente porque es la representación del bien sobre el mal. La lucha diaria por conseguir el triunfo, ya sea social, familiar, deportivo, en la representación cotidiana de la familia”, nos dice Blue Demon Jr.

Y eso es parte de la esencia luchística, adoptar un bando, y quien mejor para describir el sentimiento que Alfonso Morales, “el rudo es el maleducado, el que implica no hacerle caso a sus padres, implica, metafóricamente, que sea respetuoso. El técnico sigue todas las reglas establecidas, aprende a respetar a la gente y busca tener un mejor desarrollo cultural. En países sub desarrollados como el nuestro, existe una mayor rudeza, porque estamos acostumbrados a no respetar a nuestros padres, a ser maleducados y por lo tanto no respeta las reglas sociales”.

La lucha va todavía más allá, pues también es la forma de encontrar un escaparate para sacar el estrés, una terapia bastante animada. “Si uno tiene miles de problemas en la cabeza y acude a la Arena le sirve de terapia. Por lo menos en el tiempo que estás ahí olvidas los problemas, sacando todo lo que llevas por medio del espectáculo o gritando. Es una catarsis para que se saquen todas esas presiones, esos problemas que se acumulan en el trabajo y en la casa. Es también un medio para reunir a la familia”, detalla Apolo Dantés.

La rendición ante la lucha

La lucha libre ha conseguido obtener la rendición de mucha gente y siempre ha ido en crecimiento en cuanto al reclutamiento de seguidores por todo el mundo. Para Blue Demon Jr., la lucha no tiene fronteras, pues la ve como un lenguaje preescrito para todos. “Para mi en la lucha libre no hay nomenclaturas de países, ni de fronteras, la lucha libre es un lenguaje universal”.

Alfonso Morales va más allá del término cultura, pues para él, la lucha mexicana es también un arte y de eso se encargaron las grandes leyendas de este deporte. “El Santo, Cavernario Galindo, Rito Romero, le pusieron arte a la lucha libre. En cambio, la espectacularidad de la lucha libre de los Estados Unidos no tiene arte, son luchadores que no tienen ese lado artístico que en México sobra”.

Las cosas para la lucha siguen caminando, ya con más de 80 años encima, ha encontrado la consolidación, no desaparece e incluso para el luchador profesional, León Blanco, va a llegar el día en que “la lucha sea el deporte nacional por excelencia, dejando de lado el futbol”.

Listo para recibir el golpe

¿Martes de glamour o domingo familiar?

Si estos expertos ya te contagiaron las ganas de ir a admirar este espectáculo en vivo, ahí te va el dato de qué días es. Aunque primero, tienes que elegir la máscara de tu favorito, a la Arena se debe llegar enmascarado.

La Arena Coliseo de Guadalajara es la casa del pancracio en la ciudad. Se encuentra en Medrano #67 y aquí cada semana hay dos funciones. Los martes son de fiesta y glamour, este día la gente acude a gritarse entre ellos, también tienen para los luchadores, el relajo es impresionante. Hay gente que llega de traje, muy correctos, se ponen la máscara y se transforman.

En cambio, los domingos por la tarde son familiares, este es el día para ir y apoyar a los luchadores, verlos en acción, apreciar las llaves, lances y movimientos. El día que la familia acude para pasar un rato ameno.

Compra tus boletos aquí.

Fotos por Ana Belem Alderete


No te pierdas ningún evento...



Descarga Plans

Para enterarte de los mejores Planes en tu ciudad, descarga Plans App, disponible para Android y iOS.