Search

Americana Shopping

Rincón micológico: Fungi People

Al fondo de un restaurante, entre plantas y paredes, encontramos un rinconcito único en la ciudad: Fungi People. Aquí María José Torres cultiva setas.


De diferentes variedades y con diferentes propósitos, podrás encontrar setas rosas, amarillas y blancas; chicas y grandes; dulces y saladas; me adentré en este mundo micológico para contarte sobre él.

Hongos y micología

María José Torres

María José estudió paisajismo y floristería, se dedicaba a diseñar y crear con plantas y flores. Poco a poco comenzó a interesarse por los hongos y a incluirlos en sus arreglos. Empezó a investigar sobre su cultivo y sobre micología, la ciencia que estudia a los hongos.

“Siempre dije ‘ay, qué extraño, ¿por qué si crecen juntos en el bosque, no puedes tenerlos tú como alguien que cultiva orquídeas? ¿Por qué no cultivar hongos?’ ”

Fueron varios experimentos y pruebas, hasta que María José logró tener terrarios de plantas y hongos comestibles. Fue aquí cuando se dio cuenta que, el cultivar hongos, se convertiría en más que un hobby para ella. “Siempre me habían gustado mucho, me habían intrigado, pero no te explican tanto en la escuela sobre ellos, no hay manera de que lo entiendas”. Fue así como nació Fungi People.

Aprendiendo sobre un mundo mágico

Fungi People

Al darse cuenta que la mayoría de los productores utilizaban bolsas de plástico para su cultivo, María José se propuso a usar técnicas eco-friendly y con una filosofía zero waste. ¡Y lo logró! “Me rompía el corazón estar tirando tanta basura por algo tan noble, cuando puedes no hacerlo”.

En Fungi People se utilizan cubetas con algunos hoyos en sus paredes para el cultivo de hongos. En su interior contienen desechos orgánicos, tales como rastrojo, madera o café, ahí es donde se sembrará el hongo.

Según el tipo, entre 15 y 40 días después de la siembra, empezarán a salir pequeñas bolitas por los hoyos de la cubeta. Aproximadamente cinco días después, el hongo habrá crecido a su tamaño máximo. Es ahora cuando ya se pueden cortar para comerse. Es un proceso muy rápido.

Pasando estos días, el hongo comienza a producir esporas, su medio de reproducción. “De repente ves salir como un humo muy denso y dices ¿qué es eso?, ¿qué está pasando? Son las esporas del hongo que se está tratando de reproducir”. Las esporas son el único material que se sabe con certeza que puede salir de nuestro planeta y volver a entrar.

Unos meses después, el desecho orgánico se consume casi por completo y hay que volver a hacer la siembra. Lo que queda dentro de la cubeta se puede utilizar como abono para plantas, como alimento para animales e incluso para bioremediar suelos, es proteína vegetal.

El cultivar hongos no es complicado, “son como si fueran una planta de interior”. Únicamente hay que ponerlos en un ambiente húmedo, donde no les dé el sol directo y no haya fuertes corrientes de aire.

Se riegan por encima cada cierto tiempo y en realidad es muy fácil que crezcan. “De repente salen los hongos, siempre salen”, me comenta María José. Eso sí, hay que cuidarlos de mosquitos, caracoles y babosas.

Saben como a tierra, como a bosque…

Fungi People

María José cultiva principalmente la seta gris, rosa, amarilla, rey y blanca, todas comestibles. Varían en forma, textura, color y sabor. La rosa y la amarilla tienen la particularidad de que se pueden comer curdas. Se le pueden poner a ensaladas y ¡hasta se puede hacer aguachile con ellas!

En mi visita Fungi People pude probar la seta rosa. Tenía un sabor diferente, que me costó trabajo asociar con otro sabor. María José me dio la descripción perfecta, “sabe como a tierra, como a bosque”.

Fungi People

Comer setas trae grandes beneficios, no solo contienen muy pocas calorías, sino que también aportan vitaminas. Además, tienen minerales que ayudan al correcto funcionamiento del organismo y aportan aminoácidos.

También, en Fungi People encontré hongos medicinales: el reishi ganoderma y el melena de león, ambos en forma de gotas. Se sabe que el primero era utilizado por los chinos hace 3000 años y se le llamaba “hongo de los reyes”. Era considerado sagrado porque crecía en árboles enfermos. Y se utiliza precisamente para ello: “lo que hace con tu organismo es algo similar, te lo tomas y te desintoxica de todo”. Incluso lo toman personas con cáncer o VIH. El hongo melena de león ayuda al sistema nervioso y digestivo. “Actúa como un neuroprotector en el cerebro y ayuda a la memoria”.

¡Aprende y cultívalos tú mismo!

Fungi People

Además de poder comprar tu propia cubeta para cultivar el hongo de tu preferencia, en Fungi People puedes comprar hongos a granel, secos, setas en escabeche y terrarios.

¡Y eso no es todo! María José periódicamente ofrece talleres para niños y adultos sobre hongos. En los de niños, se enseña lo básico sobre ellos y después se hace la siembra. Cada niño podrá llevarse a casa su propia cubeta con hongos. De esta manera los niños “se acercan a esa naturaleza que no pueden ver en la ciudad”. En los talleres para adultos, además de la teoría, habrá degustación de setas.

¡Ve a conocer esta singular tienda!

Dónde: Fungi People

Además, mantente al pendiente de próximos talleres en su página web o en sus redes sociales: Facebook e Instagram.

Fotos por Ana Belem Alderete


No te pierdas ningún evento...



Descarga Plans

Para enterarte de los mejores Planes en tu ciudad, descarga Plans App, disponible para Android y iOS.