Search

Arte y Cultura

Guía para ir a conciertos de música clásica

¿Por qué mucha gente piensa que la música clásica es aburrida? Probablemente es porque nunca se han dado la oportunidad de conocerla. La música clásica es todo un arte. Es una manera más en la que el ser humano se expresa y se comunica.

¿Qué tal si le das una oportunidad? Tal vez ya lo has intentado hacer antes, pero no supiste como acercarte. Por ello, platiqué con Alda Ortiz, directora del Centro de Artes Suzuki, un espacio que ofrece educación en las artes a niños, jóvenes y adultos, para elaborar una guía de cómo empezar a ir a conciertos de música clásica. ¡Es muy fácil!

Antes de empezar

Te explico algunos términos que te van a servir. Generalmente encontrarás estas palabras en los programas de los conciertos y te ayudarán a entender quién toca y qué se toca.

¿Orquesta sinfónica, filarmónica, de cámara…?

Las orquestas sinfónicas y filarmónicas son prácticamente lo mismo. En la antigüedad, las orquestas filarmónicas habían sido formadas por “amantes de la música”, pero que no necesariamente eran músicos profesionales.  Hoy, se usan prácticamente por igual. Todas las orquestas filarmónicas son orquestas sinfónicas, aunque no todas las sinfónicas son filarmónicas.

Las orquestas filarmónicas y sinfónicas están integradas por instrumentos de cuerda, de viento-madera, de viento-metal, percusiones, piano, arpas y en algunas ocasiones, órgano. El número de músicos varía entre 80 y 100. Los instrumentos presentes en cada concierto cambia dependiendo de qué piezas se tocarán.

Otro tipo de orquesta son las de cámara. Son pequeñas y generalmente las integran instrumentos de cuerda. “Cámara” se refiere al salón en el que se pueden presentar, que es más pequeño a las salas donde se presentaría una orquesta filarmónica.

¿Concierto, sinfonía, sonata, obertura…?

Estas palabras se refieren a formas musicales, es decir, a su estructura. Ellas nos dirán cuántas “partes” tiene la obra y si habrá instrumentos solistas o no, entre otras cosas. Dos de las más comunes son concierto y sinfonía.

Un concierto está dividido en tres movimientos,  es decir, tiene tres “partes”. Generalmente, su estructura es rápido-lento-rápido. Pero esto último no es regla, puede variar. Otra de las características de esta forma musical es que hay un solista o solistas que tocan en diálogo con la orquesta.

No hay que confundirse, concierto también puede ser usado para referirse al evento donde se ejecutarán piezas o canciones. En este caso nos referimos a concierto como la forma musical.

Ahora, la sinfonía es una forma musical para orquesta de cuatro movimientos (el número de movimientos puede variar). “Sinfonía” significa “reunión simultánea de sonidos diversos”.

¿Largo, adagio, andante, allegro, presto…?

Son términos que nos dicen a qué ritmo se tocará la música, a qué velocidad. Son los tempos musicales. Dentro de un concierto o una sinfonía, cada movimiento tiene un tempo diferente. Largo es de los más lentos y presto, de los más veloces.

Ahora… ¡Planea tu visita al teatro!

1.- Escoge un concierto que tenga alguna pieza que ya conozcas o que te interese

“Cuando uno ya conoce una melodía o una canción, la aprecia más que cuando la escucha en vivo”.

Alda Ortiz

La música se disfruta más cuando ya la conoces. Es por ello que te recomendamos que busques un concierto donde se vaya a tocar una pieza que ya hayas escuchado antes, una pieza “popular”. Por ejemplo, si la orquesta interpretará la Quinta o Novena sinfonía de Beethoven, este pudiera ser un concierto más atractivo para ti porque ya has escuchado esas obras. Esto nos ayudará a conectar con y apreciar la música.

Si no encuentras un concierto así, te recomiendo escoger algún concierto que llame tu atención. Ya sea porque habrá algún instrumento solista que te gusta o porque el programa se ve interesante.

También, hay diferentes periodos de música clásica (barroca, clásica, romántica…), y cada periodo tiene sus compositores. Escucha un poco de cada periodo, puede ser que unos te gusten más que otros. Además, puedes buscar un compositor que te guste. Esto también te ayudará a elegir tu primer concierto.

2.- Escucha las piezas que se tocarán en el concierto y lee algo sobre ellas

Cuando ya hayas elegido el concierto, te recomiendo escuchar las piezas que no conozcas previamente para que una vez en él, reconozcas lo que se está tocando. Esto, según Ortiz, hará que nuestro oído se desarrolle y nos permita apreciar mejor la música clásica.

Ortiz también nos recomienda leer sobre cada una de las obras. Conocer al compositor, ubicarse en la época y el contexto en el que creó la obra, nos ayuda a comprenderla mejor. Muchas veces en el programa de mano que nos entregan antes de un concierto, viene toda esta información.

3.- Asiste al concierto

Ha llegado el momento de ir al concierto.

Te damos algunas recomendaciones para que tu experiencia sea la mejor:

Ortiz nos recomienda llegar con anticipación. Nos recuerda que no se puede entrar cuando la orquesta esté tocando. Es importante que no hables durante las piezas, concéntrate en escuchar la música. Las salas de conciertos tienen una magnífica acústica, por lo que todos los ruidos de la sala se amplifican.

Asegúrate que tu celular esté en silencio, los músicos están concentrados y un celular podría distraerlos. Te avisamos que no se aplaude entre movimientos. Recuerda: si es un concierto o una sinfonía, hay que aplaudir hasta el final de la obra. Si no estás seguro del momento en el que la obra ha finalizado, presta atención al director, en el momento en el que él agradezca es cuando hay que aplaudir. Y por último, se puede aplaudir mucho, incluso ponerse de pie si el concierto te encantó, pero nunca echar porras ni llevar matracas (suena a broma pero es anécdota).

Ya conoces la obra, lo importante ahora es que escuches la interpretación: cómo esa orquesta en particular toca esa obra. Escucha qué toca cada instrumento, es muy diferente escuchar todo en conjunto que poner especial atención en las partes de cada instrumento. También, fíjate en cómo se mueven los músicos y el director, es interesante ver cómo sienten la música. Y lo más importante: ¡disfruta! Al final de todo, la música es para disfrutarse.

Después del concierto

¿Te gustó? ¿No te gustó?

Si te gustó: ¡perfecto! Puedes ir a más conciertos de este tipo, ya has encontrado algo que es de tu agrado.

Si no te gustó: ¡no te preocupes! Hay muchas obras de música clásica, sigue intentando y encontrarás alguna que te guste.

No te pierdas ningún evento...



Descarga Plans

Para enterarte de los mejores Planes en tu ciudad, descarga Plans App, disponible para Android y iOS.